ACTIVIDAD

Píldora de patrimonio. La bodega medieval de Bombas Gens

DATOS
PRÁCTICOS

En #BombasGensVirtual encontrarás nuestras propuestas de actividades e iniciativas online.
¡Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter!

Durante las obras de rehabilitación de la fábrica de Bombas Gens para su conversión en el actual centro de arte, en 2016, se hallaron también los restos de una alquería cuyos orígenes se remontan al siglo XIV. El yacimiento incluye elementos arquitectónicos y cerámicos de distintas fases de la vivienda, conocida más tarde como la Alquería de Comeig, que nos permiten viajar en el tiempo y conocer cómo se vivía, cultivaba y comía en la Valencia de finales de la Edad Media. El aspecto más destacado de esta casa propia de la huerta es la bodega conservada en el nivel subterráneo, datada entre finales del siglo XV y principios del XVI. Algunos de los espacios y objetos encontrados en la alquería son más antiguos, como ocurre con el lagar dedicado al pisado de la uva situado en la planta baja. No obstante, la construcción de la bodega formaría parte de una importante reforma de la casa ya existente y su presencia en la Alquería de Comeig nos descubre conocimientos muy valiosos sobre la relevancia del vino para la sociedad en aquel momento.

 

Uno de los argumentos a su favor es el elevado componente calórico, por lo que formó parte importante de la dieta valenciana hasta hace no demasiado tiempo. Su consumo era habitual en las meriendas infantiles, acompañado de pan y azúcar. Asimismo, hay que sumar otro factor, de carácter sanitario: era posible que el agua de los pozos se hubiera contaminado, derivando en enfermedades, por lo que el vino se posicionó como una bebida más segura.

 

Estamos acostumbrados al consumo del vino en fiestas y celebraciones populares pero, como ya hemos visto, la importancia de esta bebida en el pasado va mucho más allá. Hay que destacar también la vertiente comercial y, en la zona de Levante, los vinos más valorados para el mercado nacional e internacional eran los de Alicante y Morvedre (Sagunto). Formaba parte de la economía no solo desde el punto de vista del intercambio, sino también como forma de pago establecida para distintos oficios. Por ejemplo, obreros y soldados recibían un litro y medio por persona, mientras que en los monasterios la cantidad se rebajaba hasta los tres cuartos de litro* (ver referencia más abajo).

 

También se debe destacar su importancia para las religiones presentes en la ciudad de Valencia. Hasta su expulsión en 1492, los judíos se aseguraban de tener o bien viñas propias, o bien acceso directo a vino “kasher”, es decir, adecuado para su consumo dentro de la tradición hebrea. Este vino debía haber sido producido, al menos a partir del pisado de la uva, por miembros pertenecientes a la tradición judía. En la liturgia cristiana tiene también un importante protagonismo, mientras que el Corán promete que en el Paraíso habrá “ríos de vino que serán delicia de los bebedores”, a pesar de que ambas religiones arremetían contra el exceso de su consumo.

 

Con todo esto en cuenta, en el siglo XV, disponer de unas viñas cercanas a la ciudad y de una bodega propia equivaldría a tener una verdadera joya. Este cultivo fue uno de los principales en nuestra agricultura hasta el siglo XVII y, en la periferia de Valencia, se combinarían variedades de viña de riego, cereal y morera con el paisaje propio de la huerta.

 

 

La familia propietaria de la alquería encontrada junto a la fábrica de Bombas Gens era, por tanto, muy afortunada. La vivienda contaba con al menos un lagar, situado en la planta baja y conectado por medio de un conducto gracias al cual el mosto caía directamente a la bodega subterránea. Allí, se instalaron unas tinajas para fermentar y guardar la bebida que habría de satisfacer el autoconsumo de la familia propietaria y el pago a los labradores y jornaleros implicados en la cosecha y la vendimia. Por otro lado, no podemos descartar que la bodega también se utilizara para guardar otros productos agrícolas derivados de las viñas, como las uvas pasas, el vinagre o el arrope.

 

Lo que hace particular a la Alquería de Comeig es que el espacio dedicado al almacenaje del vino sea subterráneo. Esto no ocurre en otras viviendas cercanas y construidas en la misma época, como son las alquerías de Barrinto y de Félix (situadas actualmente en el Parc de Marxalenes). Sin embargo, la bodega encontrada junto a la fábrica de Gens cumple con muchas de las directrices establecidas en los tratados de viticultura del momento. En volúmenes como el de Alonso de Herrera se recomendaba que las bodegas fueran profundas y frías, excavadas en tierra o piedra. El suelo debía estar pavimentado, con argamasa o con ladrillo, y mejor si contaban con una cubierta “doblada”, es decir, una bóveda. Los recipientes más aconsejados eran los de barro cocido por su precio y durabilidad, ya que corrían menor riesgo de reventar durante la fermentación que los toneles de madera. Además, la cerámica, mucho más presente en Valencia que la madera, no aporta sabor al vino durante ese proceso.

 

Este tesoro enterrado en el que tanto esfuerzo invirtieron sus dueños a finales del siglo XV y del que, probablemente, también extraerían un alto beneficio durante el XVI, quedó obsoleto poco tiempo después. Construida para satisfacer las necesidades particulares de producción, equipamiento y espacio del vino, los cambios del siglo XVII (agrícolas, económicos, sociales…) afectaron tanto a la bodega que la siguiente reforma de la alquería la convirtió en un espacio inaccesible y bloqueado con escombros. Una cápsula del tiempo, preservada sin querer, con la que podemos acercarnos a los paisajes, las construcciones y las costumbres propias de una Valencia anterior.

 

* PIQUERAS HABA, J. La cultura del vino en la España antigua y medieval. Oleana: Cuadernos de Cultura Comarcal, nº 26, 2011, pp. 116.

 

Si quieres saber un poco más, te dejamos un vídeo sobre las alquerías de la huerta de València en el que puedes ver cómo se descubrió la de Bombas Gens y cuál fue el proceso arqueológico.

 

 

Una propuesta de Cristina Montiano, mediadora de patrimonio de Bombas Gens Centre d’Art

  • COMPARTIR

TE PUEDE INTERESAR

ACTIVIDAD

Todas las propuestas de Bombas Gens virtual

LEER MÁS
ACTIVIDAD

02.07.2021

03.12.2021

Bombas DJ Sessions

LEER MÁS
ACTIVIDAD

16.10.2021

31.10.2021

EL PEQUEÑO CÍRCULO AMARILLO: Un libro de cuento para las familias

LEER MÁS