ACTIVIDAD

A través del espejo

DATOS
PRÁCTICOS

«Hiperespacio» es una noción de la física contemporánea para aludir a un espacio que tiene más dimensiones de las conocidas: las tres de la geometría euclidiana más la temporal.

The Red Room (2011) de Pedro Cabrita Reis. Tres cristales pintados de rojo por la parte posterior. Un espejo que tiñe la realidad reflejada de un ambiente rojizo. La primera analogía que me despertó la pieza me llevó a la escena de la serie Twin Peaks (David Lynch, 1991) donde el agente Cooper mantiene una conversación con un enano en una habitación revestida por cortinas. Sin embargo, entrando y saliendo de la habitación roja de Cabrita, algo me hizo pensar que aún había otra escena de otra película de Lynch: el Club Silencio.

«No hay banda. There is no band. Il n’y a pas d’orchestre.
This is all a tape recording. ¡No hay banda! And yet we hear a band.
If we want to hear a clarinet… listen.
Un trombonne “à coulisse”. ¡Un trombón con sordina! Sentez le son du trombone à sourdine. Hear the sound… and mute it…. Drop it. It’s all recorded. No hay banda!
It’s all a tape. Il n’y a pas d’orchestre. It is an illusion…»

 

 

Estas son las palabras con las que se presenta el Club Silencio en la película Mulholland Drive. El presentador da pie a un trompetista que deja de tocar y sigue sonando una trompeta. La solista de la noche cae desmayada mientras sigue sonando su voz… Todo es una ilusión, todo está grabado.

Tanto The Red Room como el Club Silencio tratan de evidenciar la infraestructura más banal que deben esconder el cine o la pintura, ambas son un montaje que genera una ilusión. Cabrita y Lynch señalan a los automatismos de nuestra subjetividad. Cuando habitamos la habitación roja no podemos dejar de sentir que somos y no somos a la vez ese reflejo inverso en esa habitación que trata de seducirnos. Sin embargo, esto no es un solo un trampantojo, igual que David Lynch no construye el Club Silencio para quitarle la máscara al cine. Red Room y el Club Silencio nos recuerdan que las ilusiones “son pasajes a lo real que no podemos afrontar de manera normal” (Mark Fisher, 2015). Club Silencio y The Red Room son un intento de descorrer la cortina y dejar que la función comience avisando al público que aunque la obra acabe, continua la ilusión de lo real. Dejar desnudo al teatro, el cine o la pintura para exhibir que la realidad sigue siendo una ilusión vestida por el teatro, el cine o la pintura.

“No hay habitación. There is no room. Il n’y a pas de pièce.
This is all a painted mirror. No hay habitación! And yet we see a red space.
If we want to walk through it… walk.
Une pièce rouge.

Una habitación roja. Mira los matices de la habitación roja.
Mira la habitación… cierra los ojos… Déjala caer. Todo está pintado. No hay habitación! Todo es pintura.

Il n’y a pas de pièce. It’s all… an illusion!”

  • COMPARTIR

TE PUEDE INTERESAR

ACTIVIDAD

Todas las propuestas de Bombas Gens virtual

LEER MÁS
ACTIVIDAD

10.12.2021

Vie

Bombas Artist Talks: Bleda y Rosa. Más allá del documento.

LEER MÁS
ACTIVIDAD

11.12.2021

Sab

Detectives de la imagen. Taller familiar en torno a la exposición «Sculpting Reality».

LEER MÁS