Bodega medieval

Audioguía · Por favor, utiliza auriculares durante tu visita. Gracias.

Los restos de la bodega medieval salieron a la luz en verano de 2016, durante la rehabilitación de la antigua fábrica. La bodega formaba parte de las instalaciones de una alquería señorial, situada junto al camino histórico que discurría por detrás de la fachada trasera de Bombas Gens.

 

La alquería de Comeig

La alquería estaba situada en el margen izquierdo del viejo camino de Marxalenes y sería una más entre las alquerías diseminadas en el área periurbana de la ciudad. Era una gran casa cuyos muros más antiguos se remontan al s. XIV. Su fachada principal recaía al antiguo camino pero fue derribada y enterrada para construir la actual calle Doctor Machí, por lo que ya no es visible.

La mayor parte de los restos conservados de la alquería están relacionados con la reforma efectuada entre finales del s. XV y principios del s. XVI, momento de esplendor constructivo que la dotó de una planta señorial. El espacio quedó distribuido en una bodega subterránea para la producción de vino, una planta baja –destinada a zona de trabajo y almacenamiento– y un primer piso que albergaba las estancias señoriales. Se completó con un gran huerto y dependencias anexas para los animales.

Tras esta reforma, se sucedieron otras a lo largo del tiempo con el objetivo de adaptarla a las necesidades de sus moradores. La vivienda fue conocida como “Alquería de Comeig” a partir del siglo XVIII, nombre dado por la familia que la habitó hasta los años 70 del siglo XX.

Plano de los elementos arqueológicos documentados en la planta baja de la alquería. (Fase de los siglos XV-XVI). Fuente: Paloma Berrocal Ruiz.

La bodega medieval

La bodega subterránea, fruto de esta reforma en torno al año 1500, se concibió como un espacio para la producción y correcto almacenamiento del vino. En la planta baja de la alquería estaba situado el lagar, del que se ha recuperado una balsa circular para el pisado de la uva. Debajo de esta, se construyó la bodega que puede visitarse, accediendo por la estrecha escalera en dos tramos que se conserva. En el interior del espacio abovedado pueden observarse distintos elementos originales, como el pequeño orificio situado en la pared lindante con el lagar, que permitía el descenso del mosto hasta la balsa rectangular que hay justo debajo. También se conservan los bancos corridos donde se colocaban las tinajas. En estos recipientes cerámicos se trasladaba el mosto para su fermentación y almacenaje. A partir de los fragmentos encontrados durante la excavación arqueológica, se ha podido reconstruir una de esas tinajas, localizada en la esquina opuesta a la balsa.

La cerámica

En el espacio expositivo de la bodega se puede ver una selección de las piezas cerámicas recuperadas.

 

Pieza de los siglos XIV-XV

Cuenco de loza azul de estilo manisero, con decoración de banda de orla de peces y palmetas radiales.

 

Piezas de los siglos XV-XVI

Conjunto de azulejos que muestra el tipo de pavimentos que debieron lucir los suelos de las estancias señoriales del primer piso de la alquería. Corresponden a tres tipos diferentes que, intercalados, formaban combinaciones geométricas: azulejo de motivos florales en reserva –también llamado de la Estrella–, azulejo de Mitalad azul y azulejo de la Rodona.

 

Piezas del siglo XVII

Serie de piezas que formaron parte de la vajilla de mesa y de cocina de la alquería: una olla completa con su tapadera, un plato con decoración en verde-morado-azul de tipo aragonés o talaverano. Y de tipo manisero, una pieza en loza dorada y otra loza azul y dorada.